miércoles, 18 de abril de 2018

Curruca mosquitera en paso


La Curruca mosquitera Sylvia borin es sin lugar a dudas la más discreta en coloración de todas las que se pueden ver en Marbella. Además es una estricta migrante en estas latitudes, siendo en estas fechas cuando regresa desde el África tropical a sus zonas de cría situadas en el centro y norte de Europa y en latitudes medias y boreales de Asia.
En España solo cría en la mitad norte peninsular y no es demasiado abundante. Sin embargo en el continente europeo es una de las más comunes. Durante ambos pasos es frecuente, aunque no siempre fácil de detectar, por sus hábitos y coloración bastante discretos.
Aunque ya hace algunos dias que pude ver la primera, hoy ha sido cuando he visto algunas más en un paraje de nuestra localidad.


sábado, 7 de abril de 2018

Culiblancos

Con el nombre de “culiblanco” eran conocidas en Marbella estas dos aves que esta semana he tenido la suerte de poder observar. Y es que ambas se han rarificado bastante en nuestro término en los últimos años, llegando una de ellas a casi desaparecer como reproductora en nuestro municipio.
Hembra de Collalba rubia.
Es la Collalba rubia Oenanthe hispanica, la que más ha sufrido la mencionada disminución de efectivos, hasta el punto como antes comenté, de ser hoy en dia difícil de precisar si alguna pareja llega a criar. Este bonito túrdido de coloración general ocre, tiene un dimorfismo sexual acusado, siendo el macho mucho más vistoso que su congénere. Ayer pude observar a esta hembra, en migración con total seguridad, descansando de su largo viaje migratorio. Cría en paises del mediterráneo llegando hasta Irán y Kazakistan por el este. Es una habitante de medios abiertos mediterráneos y la progresiva matorralizacion y reforestación que está teniendo lugar en Iberia le está afectando negativamente. –de hecho ya figura en el Libro Rojo de las Aves de España como “casi amenazada”- y su tendencia parece que va a continuar siendo regresiva. Es una migradora transahariana que inverna en el Sahel y que en estos primeros días de abril regresa a sus zonas de cría.
Macho de Collalba negra

El otro pájaro al que también se denominaba con el mismo nombre de culiblanco y yo diría que más acertadamente, es la Collalba negra Oenanthe leucura. Al contrario que su pariente la rubia, es un ave fundamentalmente sedentaria, que apenas realiza movimientos migratorios. Es un habitante típico de zonas de roquedos, tan comunes en nuestra sierra, que es donde se la suele observar. Existe una pequeña diferencia en la coloración entre sexos, siendo la hembra de un tono negro algo más apagado que el macho. Al tratarse de una especie sedentaria es posible observarla en Marbella durante todo el año, aunque en estas fechas en las que ya se encuentra en plena reproducción, es más fácil localizarlas, pues su canto y sus exhibiciones en las cercanías del nido son frecuentes. Tiene un área de distribución muy restringida a Iberia y el noroeste de África, y además, dado lo específico de su hábitat, los lugares adecuados para su modo de vida no son muy numerosos en nuestro país, siendo mucho más frecuente en la España caliza, sobre todo el levante y el sur.
Ambas especies de “culiblancos” son muy dadas a buscar el sustento en el suelo. La primera en terrenos con escasa vegetación y la segunda entre las rocas, donde buscan insectos y otros pequeños invertebrados que constituyen su dieta.

viernes, 30 de marzo de 2018

Floración de orquídeas.


Es época de floración de orquídeas silvestres y una de las más comunes en Marbella es el espejillo de Venus Ophrys speculum, una planta con una flor muy singular, que simula a una especie de avispa, que es su polinizadora. El macho de esta avispa cae engañado por la flor pensando que es una hembra de su especie. Incluso desprende una imitación de la feromona que utiliza la hembra para atraer al insecto macho.
Crece en claros de bosque y matorrales, siempre en zonas no muy soleadas. Como todas las orquídeas una vez concluido su ciclo aereo anual, se mantiene como tubérculo enterrada en el suelo permaneciendo en ese estado gran parte del año. Esta especie es tipicamente mediterránea, aunque también se ve en algunos paises templados del resto del viejo continente.
Son plantas de pequeño porte, que apenas alcanzan los 20 cm en el mejor de los casos, pero que laman la atención por la belleza de su flor que es una verdadera “obra de arte” de la Naturaleza.

viernes, 23 de marzo de 2018

Vencejos reales en migración.


El Vencejo real Apus melba, es una de las aves más veloces de las que pueblan nuestras latitudes y al igual que el resto de sus parientes cercanos, un ave perfectamente adaptada a la vida aérea. De mayor tamaño que sus primos los comunes y pálidos y zonas ventrales de color blanco, es un magnifico volador que ahora, en estos idas de finales de marzo nos llega desde el África ecuatorial donde pasa los meses de invierno.
Como reproductor se distribuye por el sur de Europa, zonas de Asia, y zonas dispersas del norte y centro de África; incluso existen poblaciones en puntos del sur de este continente.
 En España es un estival estricto que llega en marzo y permanece hasta octubre más o menos. Como el resto de los vencejos se alimenta de aeroplacton, que captura en el aire abriendo la boca durante el vuelo, a modo de “cazamariposas” y engullendo todo lo que entra en ella.  Aunque puede llegar a criar en algunas infraestructuras, suele preferir cortados rocosos orientados al sur, donde en pequeñas colonias lleva a cabo la cría.
En Marbella tenemos la suerte de contar con algunas de estas colonias localizadas en cortados rocosos de Sierra Blanca, pero en estas fechas además se encuentra en plena migración, por lo que su observación resulta más fácil. Precisamente hoy he podido ver varios ejemplares, alrededor de unos veinte, mezclados en grupos de Vencejos comunes.
Estos magnificos voladores, capaces de recorrer cientos de kilomnetros en un solo día, andan ahora de regreso a sus colonias de cría y aunque para el observador profano pueden pasar desapercibidos, son bastante fáciles de identificar por su tamaño, mucho mayor que el de sus otros parientes y por su plumaje blanco en la zona ventral.