viernes, 28 de abril de 2017

Escaso migrador.

Ayer fue uno de esos días difíciles de olvidar para un observador de aves. Descubrir -aunque fuera poco tiempo y a bastante distancia- a un ejemplar de Escribano hortelano Emberiza hortulana en un paraje de Marbella, fue un momento casi mágico. Y es que las observaciones de esta especie por nuestra tierra suelen ser escasas, y siempre durante los pasos migratorios, pues este bonito pájaro es de distribución más norteña durante la reproducción, y es el único de su familia que emigra al África tropical a pasar el invierno. Hacia alrededor de veinte años de mi otra observación de esta especie en nuestro término, y además en esta ocasión el menos me permitió una foto testimonial.
El Escribano hortelano se distribuye como reproductor por latitudes templadas de Europa y Asia occidental, faltando en amplias zonas llanas del centro del continente, pues más bien vive en zonas de montaña. Así en la península ibérica ocupa todos los sistemas montañosos de la mitad norte y en el sur sólo está presente en Sierra Nevada.
Aunque no se la considere especie amenazada, no es un pájaro abundante allí donde habita. Se estima para nuestro país una población aproximada de 200000 pp.
Una curiosidad sobre este ave, es que está considerada como una delicatessen culinaria en Francia. Y no son pocos los casos de escándalos por ello, ya que está estrictamente protegida por la legislación europea y sin embargo de vez en cuando surgen noticias sobre su consumo.

Para mi su observación fue una verdadera “delicatessen”, pero sólo para mis ojos que pudieron disfrutar unos segundo de un ave poco frecuente de avistar en Marbella.

jueves, 20 de abril de 2017

El Búho más pequeño.

El Autillo europeo Otus scops, es el más pequeño de nuestros búhos, mide alrededor de los 20 cm. Aunque se conoce que en puntos de la región mediterránea y el sur de Iberia hay algunos durante la época invernal, la mayor parte de la población se comporta como una migradora transahariana, llegando a Europa sobre el mes de abril y permaneciendo en sus territorios de cria hasta agosto o septiembre. En época estival se distribuye por latitudes meridionales y medias de Eurasia y el norte de África.
Es casi exclusivamente insectívoro -a pesar de su calificación de rapaz nocturna-, y vive en formaciones boscosas no muy densas (dehesas, olivares, bosques de ribera, etc), pues necesita arbolado viejo con huecos para anidar. Con su plumaje críptico se mimetiza perfectamente en los troncos de los árboles, lo que hace bastante difícil su observación. Es su característico y monosilábico canto, repetido a intervalos regulares el que suele delatar su presencia. De ahí a verlo hay un abismo.Sin embargo ayer si tuve la suerte de contemplar a dos individuos -posiblemente pareja- en un bosque de ribera de nuestro término. Seguramente recién llegados de sus cuarteles de invierno, pues nunca lo he detectado en Marbella en otoño o invierno.

Aunque no llegan a ser muy abundantes, si que están presentes en aquellos lugares adecuados a su modo de vida. Como tantas otras especies sus amenazas principales son la destrucción de hábitat y el uso de plaguicidas, que les afectan muy negativamente en su alimentación y reproducción.

martes, 18 de abril de 2017

Algunos migrantes.

Tarabilla norteña.
Hoy al fin un buen día de paso prenupcial. No han sido muchas especies, ni muchos ejemplares, pero ver tres o cuatro de estas especies viajeras en un rato me llenó de alegría.
El primero en aparecer un Mosquitero papialbo Phylloscopus bonelli, que aunque ya lo llevo detectando desde hace unas semanas, ahora es cuando el paso es más intenso. Poco después apareció una Curruca zarcera Sylvia communis que apenas de dejó ver unos segundos, pero que es la primera que veo este año, Y ya era hora. Y para rematar la faena un precioso macho de Tarabilla norteña Saxicola rubetra, que aunque algo esquivo me dio dos oportunidades de avistarlo a placer, eso sí durante poco tiempo.
Alcaudón común.






Y otra alegría más fue descubrir a un Alcaudón común Lanius senator, que aunque posiblemente se trate de un migrante que no se quede por la zona, también me alegró el verlo. Y es que este ave, antaño muy común en nuestros campos, se ha vuelto por lo menos en Marbella, un pájaro difícil de ver en época reproductora. Su disminución ha sido drástica en cuestión de pocos años y es realmente preocupante cuando un ave que hasta hace poco la considerábamos común, se vuelve tan escasa. Algo está pasando en nuestros campos y con seguridad no es bueno.

viernes, 14 de abril de 2017

Abejarucos migrantes.

En estas fechas, mediados del mes de abril debería estar poniendo citas sobre aves migrantes que en teoría deben estar pasando en gran número por nuestra localidad. Pero el año no lo llevo muy bien. No se si es mala suerte o simplemente el paso está flojo, el caso es que apenas he visto alguna Collalba gris y poco más, cuando lo normal a estas alturas es que ya hubiera avistado varios paseriformes migrantes que tan buenos momentos suelen deparar con sus vistosos plumajes en este paso prenupcial.
Los que no faltan a la cita son los Abejarucos Merops apiaster, que delatan su presencia con sus reclamos en pleno vuelo. Estos bellos y coloridos pájaros, apenas si crían ya en nuestro término y su disminución parece general en el resto del país. Pero aún así es una imagen muy primaveral ver los bandos en paso, llegando a volar incluso en plena noche. Y si se tiene la suerte de ver alguno posado sobre cables o árboles, es una gozada admirar su multicolor plumaje primaveral, siendo uno de los pájaros de mayor colorido de la avifauna europea.